sábado, 24 de diciembre de 2011

¡Felices Fiestas!

Quiero desearos a todos una Feliz Navidad y un buen año 2012, y que podamos seguir compartiendo experiencias desde nuestros blogs.

¡¡Besos!!

Verónica

miércoles, 21 de diciembre de 2011

La acelga que quería ser ciprés.

mini-DSCN0130

Érase una vez una acelga que soñaba con ser ciprés: alta, esbelta y hermosa. Todavía recuerda el día que trajeron a sus hermanos y su destino cambió.

Era una simple semillita, sin brotes, agazapada en la tierra. La más fuerte de sus hermanas. Toda una superviviente. Las máquinas que lo arrasaron todo para urbanizar la zona no pudieron con ella. ¡No la vieron!. Suspiró de alivio el día que se marcharon. Pero las cosas empezaron a torcerse. Pasaban los días y el hambre hizo acto de presencia. La tierra se secaba. El señor mayor que siempre la regaba ya no venía. ¡Se había olvidado de ella!. “Tal vez se lo llevaron las máquinas, como al resto de mi familia, ¿qué será de mí?”, pensó con cierto pesar. Y un buen día aparecieron otra vez las máquinas y empezó a temblar de miedo. Había conseguido esquivarlas una vez, ahora no tendría tanta suerte. Notaba como se acercaban, haciendo agujeros por todas partes. Estaba muy asustada. Al cabo de un rato todo quedó en silencio. ¡Pasaron de largo!. ¡Se salvó!. No daba crédito a su suerte. En unos días la tierra se inundó de agua enriquecida. Recuperó las fuerzas y poco a poco empezó a crecer. Hasta que por fin asomaron los primeros brotes y vio la luz del día. “¿Dónde estoy?”, preguntó, “¿y los tomates?, ¿y las berenjenas?, ¿y los pimientos?”. No estaban. Todo lo que conocía había desaparecido. En su lugar había unos plantones extraños. Jamás había visto nada parecido. Reunió las fuerzas necesarias e intentó comunicarse con ellos.

- Ehhhh. ¿Hola?. ¿Quiénes sois?.

- ¿Te diriges a nosotros? – le preguntó el más grande con bastante suficiencia.

- Sí.

- ¡Somos cipreses!. ¿No es evidente?.

- Yo, bueno…

- ¡Qué sabrá una vulgar acelga!. No sé qué diantres haces aquí.

- Pues… siempre he vivido aquí. Y mi familia también…

- Debe haber sido un error. Nosotros somos plantones. Criados y adiestrados específicamente para ser ornamentales. Hemos salido de los viveros más duros, con la formación necesaria para aguantar todas las adversidades: meadas de perros, de gatos, niños. ¿Y tú?. ¿Qué formación has recibido tú?. No tienes derecho a estar aquí. Estropeas el entorno. Espero que te arranquen en la próxima revisión.

La acelga se quedó bastante desanimada. Esperando la temida revisión. Y llegó, pero no pasó nada. La dejaron donde estaba. No se lo podía creer. Ella, una simple y llana acelga rústica había pasado a ser una acelga urbana. Una acelga ornamental. Tan fuerte como cualquier ciprés.

Sin embargo los cipreses no lo pasaban nada bien. Algunos sucumbieron a los pipis de los perros y empezaron a secarse, a unos cuantos los arrancaron sin más, por pura diversión y a otros se los llevaron a jardines privados, lejos de sus hermanos. La acelga no despertaba el interés de nadie y crecía sana y robusta, alimentada por el riego por goteo. Dando las gracias al destino, que le ha permitido ser una acelga feliz, lejos del puchero del hervido y de los revueltos con jamón.

---------

Aprovecho el post para deciros que sigue en pie lo que una vez me tocó organizar a mí: “El Proyecto de Lectura Encadenada”. Va por su 12ª edición y lo organiza “Mi Camino”. Os animo a participar.

viernes, 18 de noviembre de 2011

Matasanos

db1

Hoy tocaba revisión médica en el trabajo, y al ser tan pocos, somos nosotros los que nos tenemos que adaptar al horario del furgón, y no al revés.Tenían previsto llegar a las 12:00 y debíamos estar en ayunas, como mínimo, desde tres horas antes.

Me he levantado temprano para desayunar algo contundente pero no he podido. A esas horas sólo me apetecía un vaso de leche, de modo que he tenido que pasar por la panadería para comprarme algo. Como no tenía apetito no me decidía por nada. Al final he optado por algo salado. Debía comérmelo antes de las 9 para ir bien de tiempo. Lo he hecho, aunque casi, casi a la fuerza.

Y ha llegado la hora en cuestión. Han sido puntuales. Lo bueno, no estaba tan desmayada como otros años, cuando es a las ocho.

Me ha tocado entrar la última y por lo que he sabido después, he sido la última de toda su jornada laboral, cuando ya se les había agotado la paciencia a todos.

Después de medirme, pesarme y hacerme las preguntas de rigor, han procedido a la extracción de sangre. Era una mujer unos diez años mayor que yo.

- Súbete la manga.

Me he subido la manga del brazo derecho, como siempre he hecho.

- Ese no, el otro.

Me he subido la manga del brazo izquierdo.

- Muy bien. Ahora cierra el puño de la mano derecha, apóyalo en la mesa y pon el brazo izquierdo encima.

¿¿¿???.

He hecho lo que me pedía. Acto seguido me ha atado la goma para buscar venas y ya no he querido mirar.

He notado el pinchazo enseguida. Una vez. Otra vez. Otra vez. Luego he notado cómo hurgaba con la aguja. Dolía mucho.

- Si te hago daño dímelo

- Me haces daño.

- ¡Es que es normal!. Estoy buscando la vena.

Entonces ¿para qué preguntas?, digo yo. Se me ha saltado una lágrima del dolor y de la sensación de notar la aguja. Había un compañero esperando para entrar en la zona del médico y se ha dado cuenta enseguida.

- Vero, ¿por qué cierras los ojos y miras a la puerta?.

Primero, sí, tengo los ojos cerrados, por tanto, no miro a ningún sitio. Y segundo, ¿es necesario preguntarlo?. Si cierro los ojos es porque no quiero mirar.

- ¡Si no pasa nada!. Además, puedes mirar que ya está.

He mirado y sí, ya había sacado la aguja y me estaba poniendo un algodón.

Buf. Ya ha pasado lo peor, he pensado. Error.

Me había pinchado las tres veces casi al lado del codo, ¿qué vena hay por ahí?. Nunca me habían pinchado tan arriba. De repente, así sin avisar, me ha puesto otra vez la goma en el brazo y ha vuelto a coger la aguja.

Qué daño. Otra vez igual. Venga a hurgar en mis venas. Aunque en las de siempre.

- ¡Es que si estás tensa no hay manera de hacerlo!.

¿Cómo quiere que esté?. ¡Si no me ha dicho que volvía a la carga!.

Nunca me había pasado. Me he puesto mala. Me ha entrado un sudor frío. Se me ha secado la boca y ya se me estaba nublando la vista. ¡Pero no quería montar un numerito!. Así que he aguantado como buenamente he podido.

- Ya está. Esta vez sí. Ahora aprieta el algodón y pon la frente ahí. Revisión ocular.

¿Cómo?. ¿Ni un minuto para recuperarme?.

Con la vista nublada no hace falta que diga que no he acertado ni una. Y se ha desquiciado bastante.

- ¿Seguro que no necesitas gafas?

- No es que...

- Da igual, ahora el oído. Entra ahí dentro y da un toque a la ventana cuando oigas los pitidos. Y no te sueltes el algodón.

- Pero...

Portazo

Vale. La había entendido bien, había que dar un toque al cristal cuando escuchase un sonido, pero es que siempre ha sido al revés. Siempre he tenido que dar un toque cuando dejara de oír los sonidos. ¡Y estaba aturdida por la extracción!. ¡Y me había dicho que no soltase el algodón!. Así que han empezado los sonidos y no te tocado el cristal.

- ¿Que no oyes nada o qué?

- Sí.

- ¿Y por qué no tocas?. ¿Cómo quieres que sepa si oyes bien si no estás tocando?

- Es que...

- Empezamos otra vez. Y toca el cristal por favor.

Qué mujer más desagradable. Habrá que ver lo que dice mi informe: ciega, sorda y tonta.

Por contra, la doctora del reconocimiento ha sido un encanto. Casi ha conseguido que me olvidara de la otra. He dicho casi. Me he ido a casa con una sensación súper desagradable en el cuerpo. ¿Cuesta tanto ser amable?.

Ah y encima he sido la comidilla del trabajo. Cuando me iba a comer he visto las típicas risitas y me han hecho todos la preguntita:

- Vero... ¿qué te ha pasado?. ¿te dan miedo las agujas?. Jajajajajajajaja

- Pues a mí no me hace gracia. Todavía estoy mareada por culpa de la bestiaja esa. Y además tengo hambre.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Faros

Hace unos días vi un mini reportaje sobre los faros habitados que quedan en la Comunidad Valenciana. Creo que olvidaron mencionar uno.

En el puerto de Burriana tenemos dos faros importantes (hay otros dos, pero son más pequeños), el verde de la Escollera de Levante…

100_9340

… y el rojo de la Escollera de Poniente.

100_9372

Mis padres llevan más de treinta años regentando este restaurante-faro. Nunca ha sido nuestra vivienda pero poco ha faltado. Cuando mis hermanos y yo éramos pequeños nos adaptaron una habitación en la parte de abajo, en la antigua discoteca “Seven”. Ahí pasábamos las horas mientras ellos trabajaban arriba. Bueno, realmente pasábamos pocas horas ahí metidos, sólo cuando caía la noche o salía un día lluvioso. Éramos más bien silvestres, todo el día pescando, trepando por las rocas, navegando con nuestra pequeña barquita de remos, dando paseos en bicicleta, etc… Todo lo que no hacen los niños ahora.

Durante estos años he visto dos reformas importantes en la escollera. En la primera reforzaron toda la roca y nos quitaron el “gambero”, así lo llamábamos. Era una especie de cuarto oscuro con un pozo conectado con el mar. Ahí guardábamos la barca y en el pozo pescábamos gambitas, cangrejos, anguilas y algún que otro pulpo. Hubo unos años que también venía mi abuelo a pescar. Recuerdo la fuerza con la que lanzaba las cañas y los cacho-dorados que sacaba de dos en dos. No he vuelto a ver a nadie capaz de hacer tal cosa. Pero también me acuerdo de los almuerzos y meriendas que nos pegábamos. Todo light.

En la segunda reforma dejamos de estar solos en la escollera.

IMG_1325

mini-100_9350

Ahora hay otro edificio más moderno justo enfrente, un puerto deportivo, talleres navales, farolas, dos carriles para coches, un paseo para peatones, aparcamiento etc… Y aunque hemos ganado en servicios y comodidad, creo que ha perdido parte de su anterior encanto.¡¡Ya no se pueden caer los coches al mar!!.

martes, 1 de noviembre de 2011

Señales

No, este post no tiene nada que ver con cuarto milenio o cierta película de extraterrestres. Este post tiene que ver con auténticas señales que se encuentran a disposición de todo el que necesite comprarlas. Las he encontrado en un catálogo, cuando buscaba una especial para un cliente. Mientras pasaba las páginas, no he podido dejar de preguntarme: ¿de verdad es necesario poner estas señales para que la gente no haga ciertas cosas?.

He hecho una pequeña selección:

SEÑAL1

Sí, seguro que más de uno apila hasta el infinito porque nadie se ha molestado en poner esta señal.

SEÑAL8

¿Por qué?. ¿Qué puede pasar?. ¿Aplastarme?. ¿A mí?.

SEÑAL9

Señores trabajadores, se les ha acabado el chollo con esta prohibición. Ya no se puede ir por la nave recogiendo a gente para ir a almorzar. Habrá que ir a pie. Qué fastidio.

SEÑAL12

¿Helados?. ¿En qué situación puede estar única y exclusivamente prohibido comer helados?.

SEÑAL13

Con esta señal se acabaron las carreras de patinete-transpalet. Los trabajadores ya no tendrán nada que hacer en las horas muertas, aunque como irán a pie a almorzar, se habrá reducido considerablemente el número de este tipo de horas.

SEÑAL29

Vaya, vaya. Si no se puede escalar estanterías ni usar el torito para subir a personas ¿cómo podrán coger las cosas del último estante?. ¿Con una escalera?, no, eso no tiene emoción. Lo que mola es arriesgar la vida.

Y para acabar, un pequeño examen, vamos a comprobar si podríais sobrevivir a un accidente laboral gracias a las advertencias de este grupo de señales.

Top 15 12 de señales raras.

1. SEÑAL30

“Peligro rayos de sol”. Error. Si os encontráis esta señal ya podéis salir corriendo: “¡Peligro! Radiaciones láser”.

2.SEÑAL31

“Faraón egipcio anda suelto”. Error. “Radiaciones ultravioletas en soldadura”.

3. SEÑAL32

Esta estaba clara desde el principio: “plantas peligrosas”, sí, sí. Error. “Riesgo de salpicaduras”.

4.

 SEÑAL33

 

¿”Gases tóxicos”? o por lo menos vista de lejos es lo que parece. Error. “Peligro de atrapamiento y proyección de partículas”.

5.

SEÑAL35

“Precaución, enamoradizos en la zona”. Error. “'¡Peligro!. Alta temperatura.”

6.

SEÑAL37

“Riesgo de ahorcarse”. Error. “Objetos fijos a baja altura”, o lo que es lo mismo, “cuidado con los chichones”.

7.

SEÑAL38

“No tocar”. Error. “Campo electrostático”. Bueno, casi acierto, ¿no? al fin y al cabo no hay que tocar.

8.

SEÑAL39

“¡Peligro!. Porras descontroladas”. Error. “¡Atención! aire comprimido”. En esta se han rayado.

9.

SEÑAL40

No me sugiere nada. ¿Qué cruel destino sufriré por no tomar las debidas precauciones al ver esta señal?. Error. Eso no es una respuesta válida. “¡Peligro!. Encendido automático”.  Que depende de qué sea lo que vaya a encenderse puede ser más o menos grave.

10.

SEÑAL41

A estas alturas del test ya me doy por aplastada, radiada, chamuscada etc. No sé que me puede pasar ahora. Error. Eso no es una respuesta válida. “Mantenerse alejado del sistema articulado del cazo”. Toma ya, lo que yo decía, aplastada.

11.

SEÑAL42

Esta ya me va sonando, tendrá que ver con las máquinas atrapa-regalos de las ferias. Error. “¡Peligro!. Sólo manipulación mecánica”.

12.

SEÑAL45

“Silencio. Gente echando la siesta”. Error. “Zona confinada. Riesgo de asfixia”. Que además es la señal que me pedía el cliente.

Y eso es todo, iba a ser un top 15 pero ya me he cansado de tanta señal.

¿Vosotros qué tal?. ¿Habéis acertado alguna o seriáis pasto de los accidentes laborales?.

domingo, 30 de octubre de 2011

Rugidos

Hoy me han despertado los rugidos del mar.

El Mediterráneo tranquilo de siempre…

IMG00323-20110626-0827

IMG00310-20110615-1943

… se ha enfurecido y descarga todo su poder contra nosotros.

IMG_7027

IMG_7032

IMG_7036

IMG_7053

IMG_7056

IMG_7057

IMG_7058

IMG_7062

IMG_7073

IMG_7094

IMG_7100

Pese a todo, no podría vivir lejos de él.

domingo, 23 de octubre de 2011

El Beni

No lo conté aquí en el blog (se me olvidó), pero sí puse la foto en Facebook y como a todos mis amigos les hizo mucha gracia, pues os lo cuento ahora. ¡Más vale tarde que nunca!).

Dama (mi perra) tuvo otra vez el celo en septiembre. “Beni”, el mismo Don Juan que la vez anterior, estuvo una semana montando guardia en las puertas de casa. Si lo echaba de una se iba a la otra. Una tarde, al entrar el coche, Dama se escapó con él y me tocó correr detrás de los dos, así que decidí aparcar fuera mientras siguiera activo el problema.

Ese domingo quería llevarme a Dama de paseo. Abrí la puerta de casa y ahí estaba “el Beni”. Metí a Dama en el maletero. Me subí al coche. Me acordé del recién comprado disco de Amaral que me había dejado olvidado en casa. Salí del coche. Entré en casa. Cogí el CD. Salí de casa. Ya no estaba “el Beni”. Me subí al coche. Y cuando iba a arrancar:

el_beni

¡¡Ahí estaba “el Beni”!!

Como dijo mi hermano mayor, ese perro se merece un premio a la persistencia y a la astucia. Y como a la tercera va la vencida, voy a esterilizar a Dama, no vaya ser que en el siguiente celo logre por fin sus objetivos.

jueves, 13 de octubre de 2011

Hacia lo salvaje

Al ver el vídeo de Amaral me he acordado de algo que me pasó hace un par de semanas. O a lo mejor eran tres, no lo sé.

 

Sé que era sábado. Salí temprano a pasear con Dama, aprovechando el fresquito. Fuimos hasta nuestra pequeña playa, que por fin hemos recuperado, eso sí, llena de porquería, ¡pero vuelve a ser nuestra!.

playa

Dejé que Dama se metiera en el agua y yo me quedé en la orilla. Al cabo de un rato, algo que había en el agua llamó su atención, de modo que, para evitar que se lo comiera, di un tirón a la correa y la saqué del agua. Cuando ya la tenía bajo control me acerqué a mirar. ¡Qué sorpresa!. Era una tortuguita marina que estaba luchando contra las olas, intentaba meterse en el agua, pero una y otra vez las olas la echaban fuera. No tuve mucho tiempo para pensar. La cogí con una mano, con la otra sujetaba a Dama porque se la quería comer, ¿y qué hice con ella?, la lancé mar adentro con todas mis fuerzas. Igual me pasé de brusca. Hay dos opciones, que la tortuga gritara en “tortugo” un ¡¡GRACIAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAS!!” o un“JAPUTAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA”. Quiero pensar que le hice un favor. Enseguida rastreé los alrededores, por si había alguna tortuguita más, pero no, debió ser la última de sus hermanas o la única superviviente a los veraneantes. Qué pena no haber hecho ninguna foto, pero el tiempo apremiaba, no me daba tiempo a sacar el móvil del bolso.

Al llegar a casa busqué por Internet y creo que ya sé qué especie era: la Tortuga Boba, bastante común en el Mediterráneo. Me hace ilusión pensar que una mamá tortuga encontró esa playita y puso ahí sus huevos. Quién sabe, si mi tortuguita sobrevive, quizás venga también aquí a poner sus huevos. El año que viene pienso estar bien atenta.

miércoles, 12 de octubre de 2011

Curiosidades

calles

Todos los días paseo por este “cruce de calles”, aunque hasta hace poco no me había dado cuenta de los carteles ya que suelo ir mirando hacia el otro lado, que es donde está el mar. Pensaba que toda la calle era “Les Alqueries”. Me parece curioso, a partir de cada casa es una calle distinta. ¿Cómo se explica eso?. No hay cruce ni lo habrá porque ya está todo urbanizado. Cosas de antes. Igual no se pusieron de acuerdo los vecinos y la cosa acabó así. Quién sabe.

domingo, 4 de septiembre de 2011

¡Es por eso!

Ahora ya sé por qué las mujeres solemos ir de dos en dos (cómo mínimo) al servicio. ¡He resuelto el enigma!.

Burriana está de fiestas patronales y salir a tomar algo es una odisea. Ayer optamos por un antro en el que, de no ser por ese motivo, no me habría atrevido ni a flanquear la entrada (y después de lo de ayer con más motivo).

No entraré en temas gastronómicos, pero sabed que para pedir un bocadillo de bacon con queso hay que especificar que se quiere más de una tira de bacon e insistir en lo del queso. Tendría que haber pedido bocadillo de “beicones con múltiples lonchas de queso”, qué sé yo.

Pero a lo que iba. Después de dos horas de espera tomando cervecita fresquita me entraron ganas de ir al servicio. Como soy valiente no quise que me acompañara ninguna de mis amigas. Entré, giré el pestillo, hice lo que tenía que hacer y cuando fui a girar el pestillo en sentido inverso… ¡No se podía!. ¡Se había quedado completamente atascado!.

pasador_388

La ruedecita no se movía ni hacia un lado ni hacia el otro. Empezaron los nervios.

- ¿Qué hago?. ¿Por qué no llevaré 3 en en 1 en el bolso?. Hay una ventana pero tiene rejas.. ¿por dónde salgo ahora?.

- Vero, No pierdas la calma, espera un poco y vuelve a intentarlo, ya sabes, más vale maña que fuerza.

- ¡Pero es que ni con maña ni con fuerza!. ¿Y si cojo carrerilla y echo la puerta abajo?

- Jajajajajaja. ¿Tú?. Antes te dislocas el hombro que consigues tal cosa.

- ¿Entonces qué?. El bar está lleno de gente, no quiero ser “la tía que se quedó encerrada en el water y apareció muerta al cabo de tres días”.

- Llama a tus amigas.

- Se van a reír de mí, además, hace un momento nos hemos picado porque no nos acordábamos de cómo se hacía un barco de papel y yo he agotado casi toda la batería buscándolo por internet.

Llamé tres veces a la primera amiga. No lo escuchó. Bueno, todavía queda otra antes de tener humillarme del todo y llamar a uno de los chicos . Llamé a la segunda, por suerte lo cogió al segundo tono.

- VERO, ¡YAAAAA VOOOOOOOY!.

Resulta que a ella le había pasado lo mismo y en lugar de empujar la puerta hacia afuera presa del pánico, había que empujarla hacia adentro, de esa manera el pestillo se aflojaba y giraba sin problemas.

¡Qué horror!. Pocas veces he sudado tanto en tan poco tiempo. Jamás volveré a ir sola al servicio.

miércoles, 31 de agosto de 2011

Cualquier tiempo pasado…

… ¿Fue mejor?. No lo sé, pero tengo que reconocer que gracioso sí.

Estaba buscando mis títulos por si me toca volver a hacer el currículum (nunca se sabe) y me he encontrado con mis antiguos apuntes, concretamente los de 2º de B.U.P., que no sé a qué equivale ahora. Lo que sí sé es que contaba yo con 15 años.

El golpe

golpe

Vaya relato (hay más, ya los iré publicando). Le cuento a la profesora, de forma sutil, que me aburro en su clase y me duermo por dentro. El resto no sé si saldría de mi cabeza o lo tomaría prestado de algún libro o película. Por aquél entonces tenía yo mucha imaginación.

“Suficiente” por las faltas… Me gustaría ver cómo corrige lo que escriben ahora los de esa misma edad, aunque también me ha sorprendido esa dejadez por mi parte, vale que era de ciencias pero aun así… Pasando hojas he encontrado el posible problema: no prestaba atención en clase.

mini-31-08-2011 21;42;47

mini-31-08-2011 21;44;05

Siempre en las nubes.

Y también se la tenía jurada a algunos:

mini-31-08-2011 21;45;26

Sé que eran mi mejor amiga de clase y todos los que se sentaban detrás. Nos llevábamos fatal. Hasta me expulsaron una vez por su culpa, ¡a mí!, ¡a la más modosita de la clase!. Lo recuerdo perfectamente, la de valenciano me tenía manía (de verdad) y siempre me hacía leer a mí. Empecé el párrafo y los de detrás engancharon mi silla y empezaron a zarandearme de tal forma que parecía que lo estuviera haciendo yo. Me pidió tres veces que parara y como no pude.. ¡a la calle!. Creo que mis lagrimones la conmovieron y por eso no llamó a mis padres.

En fin, voy a seguir revolviendo los papeles porque hay de todo. ¡Y todavía no he localizado los títulos que buscaba!.

lunes, 18 de julio de 2011

FDF: Por un plato de paella.

Domingo.

Estuve toda la mañana haciendo unos recados que me habían encargado mis padres. Llegué al restaurante familiar poco después de las doce del mediodía, cansada y hambrienta. En el exterior hacía mucho calor, pero dentro había una temperatura muy agradable ya que tenían el aire acondicionado a todo gas, cosa que agradecí bastante. Como siempre, estaban todos en la mesa acabando de comer: el personal, mis padres y mis hermanos.

- ¡Buen provecho! – dije yo.

- Gracias – contestaron todos al unísono.

- ¿Has tenido tiempo de hacerlo todo? – me preguntó mi padre.

- Sí.

- Pues ahora tienes que ir a Castellón a recoger a unas amigas de Laura, es que nosotros no podemos.

- No pasa nada, pero antes voy a comer, que tengo mucha hambre. ¿Dónde está mi plato?.

Se hizo el silencio en la mesa. Noté cierto cruce de miradas, pero fue mi madre la única que se atrevió a hablar.

- Ehhh. Perdona hija, nos lo hemos comido... y lo malo es que no queda más. Hazte algo cuando llegues a casa.

Y me señaló un plato vacío, con la verdura y los huesos apartados a un lado, ni un grano de arroz...

- ¿Qué?. ¿Quién ha sido y por qué?. ¡Ya os vale!. Encima que estoy toda la mañana de aquí para allá. ¡Pues ahora no pienso ir a Castellón!. Ya os apañaréis.

pla

Silencio. Todos esquivaron mi mirada. No puedo explicar el arrebato de ira que se apoderó de mí al ver tal pasividad.¡Como si fuera lo más normal del mundo haberme dejado sin la paella de los domingos!. Gritos, patadas al suelo, palmadas a la mesa. No recuerdo muy bien qué más pasó, ni el tiempo que estuve fuera de control. Todos seguían ignorándome. Sé que cogí una cestita con una propina de cuatro euros (en monedas de uno) que había dejado un cliente y pretendía llevármela, pero me pilló una de las camareras.

- Vero, eso estaba ahí para echarlo al bote.

- ¿Ah sí?. Pues ahora lo voy a echar a mi bote particular, por las molestias y por no haberme guardado paella.

- Pero es nuestro...

- ¿Vuestro?. Muy bien. Ahí lo tienes.

Y le lancé los cuatro euros a la cara, pero en monedas de céntimo de euro, de modo que un total de cuatrocientas monedas volaron por todo el restaurante, ante la expresión de incredulidad dibujada en el rostro de todos.

Todavía presa de la furia salí del restaurante, pegué un portazo y me subí al coche para dirigirme al barrio en el que vivíamos antes. Aparqué y me reuní con un grupo de gente que había en la esquina de la panadería. Era una “quedada” improvisada de ex alumnos de E.G.B., no estábamos todos pero éramos suficientes. ¡Qué alegría verlos después de tanto tiempo!. Aunque me resultó raro, ya que me los cruzo muchas veces y ni siquiera nos saludamos. En fin, charlamos, nos contamos batallitas y nos pusimos al día de todo. Recuerdo especialmente la conversación con una de mis mejores amigas por aquel entonces.

- ¡Vaya! ¡Qué alegría verte! – le dije yo - ¿Qué tal todo? ¿Tuviste una niña hace un par de años, no?

- Si, está hecha todo un bichito. ¡Con ella no te aburres!.

- ¿Y el trabajo qué tal? ¿Sigues en el mismo sitio?

- Sí, de momento estoy bien allí. Aunque no sé si sabrás que me he separado.

- Uy, pues no lo sabía, qué palo.

- No pasa nada, estamos las dos bien. Es que mi marido se quedó sin trabajo y no levantaba cabeza.

- Por desgracia hay muchos como él. ¿Trabajaba en alguna azulejera o construcción?

- No, que va. Era sicario. Mataba a gente por encargo y por dinero. Mucho dinero. Y claro, con la crisis, ahora no lo contrataba nadie porque...

6:45 – piiiiiii - 6:45 – piiiiiiiiii - 6:45 – piiiiiiiiiiiiii

Lunes

Suena el despertador y vuelvo a la realidad. ¡Qué flash!. Inspirada en los post de Gybby tomo papel y lápiz y apunto lo poco que recuerdo. De ahí sale esta historia a la que prefiero no buscar significado...

martes, 12 de julio de 2011

Pérdida inmediata de mi dignidad...

Acepto el reto que me ha lanzado un ratón en su blog de modo que aquí tenéis mi lista:

1. Cuando suena el teléfono en casa y contesto diciendo el nombre de la empresa en la que trabajo.

2. Cuando suena el teléfono en el trabajo y contesto diciendo el nombre del restaurante de mis padres.

3. Cuando me encuentro algún conocido/a y no recuerdo el nombre, edad y sexo de su retoño.

4. Cuando se me cae un plato de fideguá y mancho a las quince personas que hay en la mesa.

5. Cuando en un stop en mi primer día de prácticas el profesor dice “salimos” y yo me bajo del coche.

6. Cuando viene un cliente a pagar con tarjeta y en lugar de la tarjeta introduzco su D.N.I. en el TPV.

7. Cuando, por error, salgo de casa con el batín en lugar de con la chaqueta.

8. Cuando tropiezo con una raya del suelo, me caigo y, dolorida, digo que estoy bien y que no me duele nada.

9. Cuando estoy tomando el sol en mi casa y al otro lado de la valla oigo al vecino tirarse pedos.

10. Cuando me doy cuenta que al explicar a un desconocido cómo llegar a algún sitio he dicho derecha cuando quería decir izquierda y viceversa.

11. Cuando me pongo un suéter al revés y no me entero hasta que me lo dice un buen samaritano.

12. Cuando preguntan si alguien ha pisado una caca y descubro horrorizada que he sido yo.

13. Cuando me entran ganas de estornudar mientras voy conduciendo y no me da tiempo a buscar un pañuelo.

14. Cuando me equivoco de ranura para las monedas en las máquinas de la O.R.A. y tras bloquearse aparece el letrero “fuera de servicio”.

15. Cuando digo “yo no he tocado nada” o “estaba así cuando llegué” y es mentira.

16. Cuando me pasan el micrófono justo en el trozo de canción que no me sé.

17. Cuando creo que estoy hablando con una persona y veo que es un desconocido que no tiene ni idea de lo que le estoy contando.

18. Cuando, tras la segunda arcada, tengo que reconocer que no me gusta nada la comida y que he mentido en mi primera opinión.

19. Cuando voy a pagar algo y descubro que no llevo suficiente dinero y tampoco he cogido la tarjeta de crédito.

20. Cuando me equivoco de coche en un parking e insisto una y otra vez con el mando hasta que me doy cuenta.

Ale, ¿quién más se anima?.


martes, 28 de junio de 2011

Perros NO

Según ordenanzas municipales:

Artículo 5.-
Queda absolutamente prohibida la entrada y permanencia de animales en los siguientes lugares:
- En restaurantes, bares, cafeterías y similares, y en general, en toda clase de locales
dedicados a la fabricación, venta, almacenamiento, transporte o manipulación de alimentos.
- En piscinas públicas y en las playas, tanto en zonas de uso general como en las zonas de uso privado de establecimientos turísticos, durante la temporada de baños.
- En espectáculos públicos deportivos y culturales, así como en recintos de práctica de
deportes.

Yo entiendo y respeto la norma en las playas oficiales de Burriana: L'Arenal, Malvarrosa y Grao, que son las que tienen socorristas, chiringuitos y el resto de servicios necesarios.

Hace aproximadamente un año, cerca de mi casa partieron el muro y se ha formado una mini-playa, pero no hay socorristas ni nada. Llevo desde el mes de marzo yendo con Dama todos los días, se pega un chapuzón y volvemos.

IMG00312-20110615-1943

IMG00313-20110615-1943

¿Estoy incumpliendo la ley que he mencionado antes?. Si es que sí,  me parece injusto. Primero, siempre la llevo atada y segundo, recojo las “cacas” que hace alguna vez.

Hasta hace poco ni me lo había planteado, pero últimamente hay bastante gente bañándose y pasando el día. La mayoría no son vecinos de la zona, son gente de fuera que vienen con toda la familia a pescar desde el muro, de modo que mientras unos pescan, otros disfrutan de la mini-playa.

Ya he visto gestos que no me han gustado.

Una tarde, había unos niños bañándose y al acercarme yo la madre gritó: “¡Cariño, cuidado que viene un chucho!”. Perdona, se acerca “un chucho” atado y una persona. Además, esos mismos niños me vieron tirar piedras a Dama para que las cogiera en el agua y cuando volví a pasar le tiraron piedras a Dama, pero a la perra directamente, “Cariño, no le tires piedras al chucho”. Ante la pasividad total de los niños tuve que amenazarles yo: “como la suelte y os muerda vais a ver” (Dama no muerde, pero no me iba a poner a tirar piedras yo también).

Las miradas. Las miradas que me echa la gente tampoco me gustan nada. Me da la sensación de que les molesta que vaya a su pequeño paraíso particular, en el que no tienen que preocuparse de los niños hasta que aparezco yo.

Pero sobre todo, todo, todo, lo que más me fastidia es la porquería que dejan:

IMG00323-20110626-0827

IMG00318-20110619-0831

IMG00325-20110626-0834

¿Tanto cuesta dejarlo todo limpio?

¿Y ponerlo todo en bolsitas pero dejarlas ahí no es absurdo?.

Pensaba escribir un e-mail al concejal que corresponda (aquí podemos sugerir cosas a los concejales, se toman la molestia de leerlas) pidiendo que pongan un contenedor o algo similar por la zona, pero no merece la pena. El domingo estuve en una de las playas “oficiales” y pese a estar repleta de contenedores, papeleras normales y papeleras de envases, la gente sigue dejando la basura donde le place, incluso a escasos metros de donde debería dejarla. ¡Multas de 100€ al marrano, es lo que deberían poner!.