lunes, 18 de julio de 2011

FDF: Por un plato de paella.

Domingo.

Estuve toda la mañana haciendo unos recados que me habían encargado mis padres. Llegué al restaurante familiar poco después de las doce del mediodía, cansada y hambrienta. En el exterior hacía mucho calor, pero dentro había una temperatura muy agradable ya que tenían el aire acondicionado a todo gas, cosa que agradecí bastante. Como siempre, estaban todos en la mesa acabando de comer: el personal, mis padres y mis hermanos.

- ¡Buen provecho! – dije yo.

- Gracias – contestaron todos al unísono.

- ¿Has tenido tiempo de hacerlo todo? – me preguntó mi padre.

- Sí.

- Pues ahora tienes que ir a Castellón a recoger a unas amigas de Laura, es que nosotros no podemos.

- No pasa nada, pero antes voy a comer, que tengo mucha hambre. ¿Dónde está mi plato?.

Se hizo el silencio en la mesa. Noté cierto cruce de miradas, pero fue mi madre la única que se atrevió a hablar.

- Ehhh. Perdona hija, nos lo hemos comido... y lo malo es que no queda más. Hazte algo cuando llegues a casa.

Y me señaló un plato vacío, con la verdura y los huesos apartados a un lado, ni un grano de arroz...

- ¿Qué?. ¿Quién ha sido y por qué?. ¡Ya os vale!. Encima que estoy toda la mañana de aquí para allá. ¡Pues ahora no pienso ir a Castellón!. Ya os apañaréis.

pla

Silencio. Todos esquivaron mi mirada. No puedo explicar el arrebato de ira que se apoderó de mí al ver tal pasividad.¡Como si fuera lo más normal del mundo haberme dejado sin la paella de los domingos!. Gritos, patadas al suelo, palmadas a la mesa. No recuerdo muy bien qué más pasó, ni el tiempo que estuve fuera de control. Todos seguían ignorándome. Sé que cogí una cestita con una propina de cuatro euros (en monedas de uno) que había dejado un cliente y pretendía llevármela, pero me pilló una de las camareras.

- Vero, eso estaba ahí para echarlo al bote.

- ¿Ah sí?. Pues ahora lo voy a echar a mi bote particular, por las molestias y por no haberme guardado paella.

- Pero es nuestro...

- ¿Vuestro?. Muy bien. Ahí lo tienes.

Y le lancé los cuatro euros a la cara, pero en monedas de céntimo de euro, de modo que un total de cuatrocientas monedas volaron por todo el restaurante, ante la expresión de incredulidad dibujada en el rostro de todos.

Todavía presa de la furia salí del restaurante, pegué un portazo y me subí al coche para dirigirme al barrio en el que vivíamos antes. Aparqué y me reuní con un grupo de gente que había en la esquina de la panadería. Era una “quedada” improvisada de ex alumnos de E.G.B., no estábamos todos pero éramos suficientes. ¡Qué alegría verlos después de tanto tiempo!. Aunque me resultó raro, ya que me los cruzo muchas veces y ni siquiera nos saludamos. En fin, charlamos, nos contamos batallitas y nos pusimos al día de todo. Recuerdo especialmente la conversación con una de mis mejores amigas por aquel entonces.

- ¡Vaya! ¡Qué alegría verte! – le dije yo - ¿Qué tal todo? ¿Tuviste una niña hace un par de años, no?

- Si, está hecha todo un bichito. ¡Con ella no te aburres!.

- ¿Y el trabajo qué tal? ¿Sigues en el mismo sitio?

- Sí, de momento estoy bien allí. Aunque no sé si sabrás que me he separado.

- Uy, pues no lo sabía, qué palo.

- No pasa nada, estamos las dos bien. Es que mi marido se quedó sin trabajo y no levantaba cabeza.

- Por desgracia hay muchos como él. ¿Trabajaba en alguna azulejera o construcción?

- No, que va. Era sicario. Mataba a gente por encargo y por dinero. Mucho dinero. Y claro, con la crisis, ahora no lo contrataba nadie porque...

6:45 – piiiiiii - 6:45 – piiiiiiiiii - 6:45 – piiiiiiiiiiiiii

Lunes

Suena el despertador y vuelvo a la realidad. ¡Qué flash!. Inspirada en los post de Gybby tomo papel y lápiz y apunto lo poco que recuerdo. De ahí sale esta historia a la que prefiero no buscar significado...

19 comentarios:

Estrella dijo...

La madre que te parió!!! Cuando he leído "sicario" los ojos me han abierto como platos y pensando "no puede ser!". Menos mal que ha sonado el despertador porque sino habría flipado muuucho (aunque la rabieta me la había creído, eh? eso es querer una paella y con dos cojones!!)

Una pregunta, como crees que habría acabado esa conversación con tu amiga del cole??

croweta dijo...

Caray al principio ha colado pero luego he pensado, no puede ser, yo cené con ella el sábado y no estaba locaaaa!!!! jajaja

Inés dijo...

Madre mía, estaba leyéndolo y he pensado, esta chica está muy mal, jajajaja!

Me encantan las entradas de sueños.

Muaaaaa


PD. Yo por un plato de paella, también mato ;)

Lo que diga el espantapájaros dijo...

Jajajaja, aunque fuera un sueño yo te apoyaría en el ataque de ira... Bueno, en lo de chorizar el bote y lanzárselo a la otra pobre no, pero en lo del cabreo totalmente. Vamos, hombre, llega una muerta de hambre y al dejan sin comida. Yo también he soñado que mi familia me hace eso alguna vez... Deberíamos buscar el significado. Igual quiere decir que somos unas marginadas y nuestras familias no nos quieren. Y lo del sicario mola, jejeje!!

P.J.Cifuentes dijo...

Macho, ese subconsciente tuyo da miedo. Lo curioso del caso es que no ha aparecido por ahí un cretino con una pegatina de horario...

un ratón dijo...

Joe ya estaba yo pensando en que tu familia era lo peor porque se había comido tu paella y te habían dejado sin nada...y cuando he leído lo del sicario. ajajajaja.. nos la has colado bien

Verónica dijo...

¿Y nadie ha notado raro que cuatro monedas de un euro se transformen en 400 de un céntimo?, pensaba que ahí sospecharíais algo...

Ahora va la rueda de prensa:

Estrella: ¿De verdad me creías capaz de armar semejante pitote? Seguro que al leerlo te arrepentiste de haberme invitado a tu casa próximamente... Jajajaja

Y sobre cómo habría acabado la conversación, no sé, en el sueño no me inmutaba, como si me hubiera dicho que era panadero o carnicero... Quizás estaba pensando en contratarlo para liquidar a los que me habían dejado sin paella...


Croweta: es que en la cena del sábado hubo chorizos y cerveza para todos si no.... ¡No respondo de mis actos! Jajajaja


Inés: seguro que has pensado que estaba peor que los personajes del libro que me regalaste, jajajajaaja. A la altura del mismísimo Román.


Cris: ¡No se me había ocurrido! Igual ese es el sentido del sueño, ¡Qué fuerte!. Alguna vez me han dejado sin comida, pero NUNCA sin paella (ahora sé por qué).

P.J. Lo de la pegatina de horario no lo soñé... Y tu tampoco, jajajajaja


Un ratón: jajajajaja, a los que no me conocéis en persona es normal habérsela colado, pero a los que me conocen ¡Unos cuantos han caído! Hay que ver, creerle capaz de liaría así.

Y para finalizar, en defensa de mi madre diré que si me hubieran dejado sin paella es 100% seguro que enseguida se habría ofrecido voluntaria para hacerme otra.

Gybby dijo...

Jajajajajaja que bueno Vero!!! Lo de las 400monedas volando hacia la camarera, flipante!! Y lo del sicario bestial!! Jajajaja
Normal ese arrebato, ami me dejan sin la paella de los domingos y la lío parda también!!Jajajaja
No olvides la libreta lejos de la mesilla que vendrán mas.... XD

Un besazo Vero!!;-)

Ana Pepinillo dijo...

jajajajjajajaja ya me había chocado a mi, que salieras del restaurante y de golpe hubiera una quedada ahí... no tenía sentido.

Piri C.- dijo...

Ufff... la parte del sicario casi me paralizo, menos mal q agregaste que luego sonó el despertador... no tengo idea como es que recordaste tan largo sueño, yo con suerte los recuerdos solo si aparecen cosas o personas importantisimas jajaaj.

Saludos vero.

Verónica dijo...

Gybby: ya lo he dicho, la idea la saqué de tu blog... A falta de inspiración cuando estoy despierta, echaré mano a los sueños (siempre que se puedan contar, claro). Me apunto a lo de la libretita.

Ana Pepinillo: ¡Vaya! ¡Alguien que notó algo raro antes de la palabra "sicario"!. En los sueños pasa eso, saltas de una situación a otra sin ton ni son.

Piri C: lo recordé porqué anoté enseguida un mini resumen, sino, se me olvida a los cinco minutos. Me alegro de que te gustara. :-)

la reina del mambo dijo...

Mientras leía pensaba, me he perdido algo!? muy bueno.
Un beso

juan andrés estrelles dijo...

Genial, me he reído un montón.
Por supuesto en principio es para alucinar en colores. Ya te veía presa de alguna especie de mutación de identidad o algo por el estilo. Por suerte pronto todo ha cobrado sentido.
No me negaras que en ocasiones esta bien eso de darse una vuelta por algún universo paralelo que sin riesgo de lastimar a nadie. Nos permita dar rienda suelta a la mala leche que podamos haber acumulado. Deberías plantearte lo de seguir elaborando historias. Parece que le has pillado el punto. Un beso.

Sil dijo...

Hay un grupo en Facebook que hace alusión a la salud mental en relación a los sueños que tenemos. Y sí, a mí me ha llamado la atención lo de las monedas. Lo que no me ha extrañado es lo del sicario, si tenemos en cuenta la mafia que hay en todas partes...

Besetes, guapa.

La histerica dijo...

Guau! hermana escribes a lo bestia! jajaja me ha encantado! pero que momentos!!!!

Verónica dijo...

La reina del mambo: realmente me habría enfadado, pero sin montar numerito, jejeje.

Juan Andrés: lo que está claro es que voy a procurar no utilizar las expresiones "ni en sueños" o "ni lo sueñes", porque en ese universo paralelo no somos dueños de nuestros actos...

Sil: uy, pues va a ser que no voy a entrar a cotillear... Por si acaso... Y de mafiosos mejor ni hablamos ¡Estamos rodeados!

La histérica: ¡Gracias!. Tuve mi momento de histérica en el sueño :-)

Pampa dijo...

En algún lugar escondido llevas cargando ese sueño... Jamás un sueño es producto de la imaginación... Es solo una mezcla de recuerdos...

loquemeahorro dijo...

La interpretación está clara: Matarías por una paella.

¡Como cualquier español que se precie de serlo, mujer!

Verónica dijo...

Pampa: pues vaya mente más retorcida que tengo... Por lo menos cuando no la controlo yo...

Loquemeahorro: ¡Eso es! ¡Motivo suficiente! ¡Y, ademas, siendo valenciana todavía más!

Me voy unos días de retiro espiritual al Arenal Sound.... ¡Cómo se está colapsando el puerto de Burriana! Casi que adelanto si voy andando de mi casa al festival... ¡Ya os conteré!