martes, 10 de marzo de 2009

Llamadas telefónicas que acosan.

En mi trabajo las mañanas son mas intensas que las tardes. No para de sonar el teléfono, además, viene mucha gente a la que hay que atender en la oficina y se me suele amontonar bastante la faena.

Como ya he comentado alguna vez, casi todos los días recibo alguna llamada con número oculto para intentar venderme algo: seguros, gestión de cobros, equipos informáticos, la dichosa garrafita de agua etc... Ya he aprendido a quitármelos de encima con educación, aunque cuando insisten demasiado, reconozo, pierdo la paciencia y los suelo mandar a paseo pero sin perder los buenos modales, con frases del estilo: "¡¡¡por favor, estoy trabajando, bórrenme de su base de datos y no me molesten más!!!" .

La llamada que he recibido hoy me ha sorprendido, y eso que pensaba que ya lo había escuchado todo. La chica se ha presentado como una empresa que hace sondeos (no recuerdo el nombre). Le interesaba saber cuántos trabajadores tenía la empresa y, lo más extraño, cuántos eran aficionados del Barça..... "¿¿¿Qué????" le he contestado, "si, es que estamos haciendo un sondeo por Burriana, llamando a números al azar para ver cuántos aficionados del F.C. Barcelona hay en esa población". ¿¿¿??? En esos segundos que tienes para pensar, una vez pasado el asombro, he hecho recuento: somos 10 trabajando, sé que uno es de la Real Sociedad y otro del Atlético de Madrid, pero ¿y el resto?. Ni por un momento se me ha ocurrido preguntarles, ¡con el montón de trabajo que tenía! Así que, o quedaba bien y me inventaba un número positivo, o lo que he hecho... jejeje... le he dicho que nadie...

¿Habrá sido una broma o realmente se hacen sondeos para ver cuánta gente sigue a cada equipo? Sea lo que sea me parece absurdo que se invierta tiempo y dinero en esas tonterías.

Tengo que ir pensando lo que diré cuando me llamen del Madrid o del Valencia... Ya se me ocurrirá algo gracioso.

Verónica

1 comentario:

José M dijo...

A día de hoy, puedo decir que esto a mi no me ha ocurrido, eso sí habrá que irse pensando una buena excusa por si acaso.
Felicidades por el blog.