jueves, 26 de abril de 2012

Conversación friki (con spoilers)

Aviso: la siguiente conversación está repleta de spoilers de “Juego de Tronos”. Todavía estáis a tiempo de dejar de leer el post.

frki

Ambiente: cena familiar.

Locutores: mi padre, mi madre y yo, que empiezo la conversación:

- Tras la muerte del Rey Robert ocupa el trono de los Siete Reinos (o Trono de Hierro) Joffrey Baratheon, aunque de Baratheon no tiene nada, es bastardo y 100% Lannister, por eso se disputan el derecho legítimo al trono los hermanos de Robert: Renly en el el sur y Stannis en Rocadragón, cada uno por su cuenta. Por otro lado tenemos a Robb Stark, que se ha, o lo han, autoproclamado Rey del Norte y ya está en guerra contra los Lannister. Mance Rayder se considera el Rey más allá del Muro y también le hace ojitos al Trono de Hierro. Y por último, Daenerys Targaryen, la de los dragones, que aspira reconquistar su trono, exiliada en las ciudades libres e intentando juntar un ejército. ¿Todavía hay alguna duda de por qué el segundo libro se llama “Choque de Reyes”?. ¡¡Así debería llamarse la segunda temporada de “Juego de Tronos”!!.

- Vaya lío – opina mi padre – como para acordase de todos.

- Ah, no te preocupes, posiblemente en el próximo episodio desaparezca uno.

- ¿¡El rubio repelente!? - (Joffrey Baratheon)

- No hombre, de ese no se van a librar tan fácilmente, pero tiempo al tiempo, no tengas prisa...

- Bueno, si es así, será alguno de los hermanos de Robert, no creo que sea el Stark, porque entonces, ¿quién quedaría?

- ¡Ostras!. Me sorprendes Papá, has acertado. Al que se cargan es a uno de los hermanos del Rey Robert. Al Stark no se lo cargan hasta dentro de un par de libros, creo...

- ¿Qué?. Pero... ¿cómo?.

- Eh, ya te dije que no te encariñaras con ningún personaje, ¿verdad mamá?.

(Mi madre se ha leído los cuatro libros dos veces)

- Sí hija.

- Por cierto Mamá, tú que los tienes más recientes, ¿a la Boda Roja...

- ¿¡Boda Roja!?.

- Sí Papá, Boda Roja, ya lo verás.... Lo que decía, Mamá, ¿te acuerdas si a la Boda Roja acude la esposa de Robb?.

- Creo que no.

- Ajá, pues a lo mejor hay heredero de camino ¿no?.

- No sé.

Y con una risita misteriosa de mi madre y cara de perplejidad de mi padre, pasamos a debatir otro tema.

viernes, 20 de abril de 2012

Confesiones: he sido yo.

Un consejo: si tenéis los ojos claros y sois un poco cabezones, no aparquéis enseguida en un parking subterráneo, dad una vuelta de reconocimiento para que se adapte la vista, si no, os pasarán cosas como esta:

IMG00516-20120420-1334

Hice bajar del coche a mi amiga para que no le molestara el pilar al salir, al hacer marcha atrás la escuché gritar y dar golpes al coche, pero pensé, “yo veo que voy bien, no veo el pilar cerca, es más, no veo ningún pilar”. Así que ni caso. ¡¡¡Zas!!!. Trompazo.

- ¡¡Vero!!. ¿Qué haces loca?. ¡Le has dado un buen golpe!.

Y como una es cabezona pensé, “bah, no será para tanto, qué exagerada”. Corregí la dirección y volví otra vez marcha atrás. Seguía sin ver ningún pilar.

- ¡¡Para, para, para!!! ¡¡Que le vuelves a dar!!.

- ¿Pero a qué le estoy dando?

- ¡¡Al pilar, ya te has cargado el faro!!. ¿Es que no lo ves?.

Obviamente, no. No veía el pilar. Solo veía pared.

Ah, y como una sigue siendo cabezona hasta cuando no tiene razón, tampoco quise seguir otro consejo:

- Vero, vamos a la tienda donde trabaja mi marido y pegamos el cristal con cinta de carrocero, así no se caerá.

- A ver...¡Qué va!. Esto aguanta. Si no ha sido para tanto.

En algún momento durante el trayecto de menos de un kilómetro del parking al taller, perdí toda la pieza.

125€ la broma.

martes, 3 de abril de 2012

Alimañas nocturnas

Hace un par de noches me hallaba yo en lo más profundo del sueño cuando me vi interrumpida por los ladridos de mi perra. Normalmente ladra cuatro veces y se calla. Esperé. Pasaron los cuatro ladridos de rigor pero no paraba, es más, cada vez subían en intensidad. Me levanté. Al abrir la puerta me recibió con una euforia impropia en cualquier ser humano a esas horas.

- ¿Qué pasa Dama?. ¿A qué viene este escándalo?.

- Guauguauguau, guaguau guaguau.

Para los que no entendéis perruno quiere decir “ven corre, mira lo que he encontrado en casa”. De modo que la seguí. Me guió en penumbra a un lateral de la casa, hacia un pasillo que queda entre la fachada y la valla. Allí había un bulto, aunque la luz era tan escasa que no pude distinguir lo que podía ser. Entré en casa, encendí todas las luces exteriores y volví al pasillo con la esperanza de que el bulto hubiera desaparecido. No tuve suerte. Ahí estaba el erizo. Enorme. Y Dama no paraba de ladrar, eso sí, guardando las distancias, no como mi anterior perro cuando también entró un erizo, aquel le daba con la pata o con la boca, chillaba y lo volvía a intentar. Dama es prudente, seguro que se pinchó la primera vez y no se volvió a acercar. “Ten perros para esto”, pensé. Tuve que tomar yo las riendas de la situación. Lo primero que hice fue encerrar a Dama en casa, con artimañas y jamón serrano. Luego cogí una escoba y me dispuse a actuar. Pero... ¿cómo tenía que actuar?. ¿Los erizos muerden?. ¿Atacan?. ¡No me atrevía a tocarlo!. ¿Y si salía corriendo hacia mí al darle con la escoba?. Tensión. Vero, piensa. ¡Ya está!. Abrí la puerta que da a un descampado, di la vuelta a la casa y entré en el pasillo por el otro lado. Me subí a la valla guardando el equilibrio, evitando así que el erizo me mordiera los pies en su huida, y empecé a empujarlo con la escoba. Como no se movió ni un ápice cogí confianza y me bajé. Lo hice rodar hacia la puerta, hasta echarlo de casa.

- ¡Conseguido!. ¡Qué valiente soy!. ¡Toma ya!.

Liberé a Dama de su encierro, esperé un rato por si lo olía y volvía a ladrar y me fui a la cama, a continuar el sueño donde lo había dejado.

erizo

(imagen de fotonaura.org)

En algún momento del duermevela Dama empezó a ladrar de nuevo. Con la misma insistencia: el erizo cabrón había entrado otra vez. ¿Por dónde entra?. ¿Saben trepar?. Esta vez estaba en el otro lado de la casa. Intenté encerrar a Dama pero fracasé. Ni utilizando el mejor tocino como cebo. A fin de cuentas era su descubrimiento y no se lo quería perder. Los perros del vecindario empezaban a acompañar a Dama en sus ladridos. No dudé, cogí una escoba y un recogedor y lo barrí. No hubo rodadura piadosa, lo lancé directamente por los aires a la calle principal, con todas mis fuerzas, bien lejos. ¡No quería volver a verlo!.

Por tercera vez en la noche, me acosté. No habían pasado cinco minutos cuando volvieron los ladridos.

-Noooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo. ¡Otra vez no por favor!. ¿Será época de celo en los erizos o qué?.

Mis súplicas no fueron escuchadas. Por tercera vez aparecía el erizo, además con una cría. Lo que me faltaba. Repetí el método anterior. Por motivos logísticos los lancé a casa del vecino que me pillaba más cerca.

- ¡Y no vuelvas por aquí eriza!. ¡Que algunos tenemos que trabajar mañana!.

Por cuarta vez en la noche me acosté. Pensaba que ya no iba a conciliar el sueño pero lo hice. El despertador sonó temprano. El día transcurrió con normalidad. Cuando volví a casa al medio día me interceptó el vecino. Ups.

- Verónica, ¿fuiste tú la que anoche lanzó un par de erizos a mi casa?.

- Esto. Mmmm. Sí. ¡Es que la perra no paraba de ladrar!. ¡Habían entrado tres veces y ya no sabía qué hacer con ellos!.

- Tranquila, no pasa nada, si es para darte las gracias. Fíjate, los hemos matado, despellejado y nos han salido unas hamburguesas estupendas. ¿Quieres probarlas?.

- Eh... ¡Vale!.

Y así, comiendo unas hamburguesas de erizo riquísimas y hablando de todo un poco, destapamos un escándalo de corrupción en Burriana que ni el mismo Urdangarín.

NOTA 1: Está bien, me habéis pillado, el último encuentro con el erizo lo soñé, pero los otros dos, por desgracia, fueron reales. Al día siguiente se me cerraban los ojos en el trabajo.

NOTA 2: Añadimos animal a la larga lista de animales que han entrado en mi casa: gatos, dos tortugas, un agaporni, dos palomos, un loro Yako de Cola Roja, un hurón, varias culebras y tres erizos contando a este.