lunes, 27 de febrero de 2012

El año que quemé una falla y acabé por los suelos

Tras el “Pregó i la Crida” de ayer, Burriana ya está inmersa en la celebración de las Fallas y por eso me he acordado de una cosa... En 1995 ostenté el cargo de “Fallera Major” (Fallera Mayor) de una de las fallas del pueblo: la Falla Plaça Chicharro.

Las falleras mayores, entre otras cosas, tienen el privilegio de prender la traca con la que se quema su falla y poner punto y seguido a la fiesta. Pero antes de pasar a relatar la “Cremà” tengo que explicar un poco cómo era la falla que quemé.

Mi falla.

Ese año los de la comisión recurrieron a Regino, ya fallecido, como artista fallero. Era muy popular por aquí porque cuando quería era un genio. El mejor. Y ese era el problema, que sólo quería unas pocas veces. No se comprometía con nada ni con nadie. Y aunque, por experiencias anteriores, ya sabían a lo que se arriesgaban, igualmente le dieron un voto de confianza. El monumento pretendía ser una sátira de sí mismo, haciendo hincapié a que siempre “le pilla el toro” a la hora de acabar “la faena”. Iba a ser una plaza de toros casi real, a la que se podría acceder por dentro y dar la vuelta. Con un tendido repleto de “ninots” y de remate una figura enorme del mismo Regino haciendo el pase a un toro del mismo tamaño.

A mitad de febrero, con la falla a medias (por decir algo), Regino desapareció.

regino_plaza_de_toros_1

Tuvimos que ir todos los miembros de la comisión a lijar, pintar, hacer de carpinteros, de “arquitectos” etc... Yo me llevaba a toda la familia. A los escasos “ninots” hechos que nos dejó los vestimos con ropa vieja.

regino_plaza_de_toros_2
regino_plaza_de_toros_3
regino_plaza_de_toros_4
regino_plaza_de_toros_5
regino_plaza_de_toros_6

La plaza la pintamos con pistola. Al muñeco central de Regino le faltaba un pie y lo tapamos con moqueta. Del toro gigante nada se supo. Bueno sí, se lo quedó una falla de Vall D’Uixò que también lo había contratado.

La peor parte se la llevó una comisión de Valencia que pocos días antes de la “plantà” vino a recoger su falla con un camión, una charanga, con todas las falleras... y allí no había nada. Les dimos algunos de nuestros muñecos para que plantaran algo y poco más, que a nosotros tampoco nos sobraban precisamente.

Y aun así, como era de esperar, nos descalificaron. Pero la falla se pudo “plantar” y todo el mundo la recuerda. Yo misma recuerdo con cariño aquéllas frías noches en el taller, haciendo de todo, junto al resto de miembros de la falla. Se forjó una camaradería muy bonita.


Y dicho esto, pasamos a la “Cremà”:

Quizá debería haber hecho un poco más de caso al Traca (nuestro pirotécnico) cuando me explicó cómo iba a proceder a quemar la falla. Pero no lo hice. ¿Qué queréis?. ¡Estaba en la edad del pavo!.
Comenzó la “Cremà” con una traca y el típico “avionet”. Ahí estaba yo, en primera fila, tenía que conectar no sé qué cuando el “avionet” tocara la plaza. Lo hice y me quedé hipnotizada mirando el monumento, valiente, cerca del peligro. Tuvieron que pegarme un estirón para que saliera de allí antes de arder yo también. Pensaba que ya estaba todo hecho y me fui con el resto de falleras a llorar por el final de las fiestas. Pero no, todavía faltaba prender la traca final. De repente empezó todo el mundo gritar mi nombre, buscándome. Como va todo tan sincronizado hay pocos segundos de margen. Y yo en la parra. Me localizaron y me dieron un palo con una llama en la punta para encender una mecha colgada en el ficus más popular de Burriana. Soy alta y el palo era largo, aun así calcularon mal y no llegaba. Me tuvieron que alzar. Y con tanta presión no acertaba a la dichosa mecha, además cada uno me decía una cosa.

- ¡Izquierda!
- ¡Abajo!
- ¡Más arriba!
- ¡Venga!

¡Os queréis poner de acuerdo!, ¡Qué presión!. Y encima cuando conseguí acertar casi me explota en la cara y el que me estaba alzando me soltó sin avisar y aterricé en el suelo, pero, ¿en qué historia que se tercie no acabo por los suelos?.

¿Queréis verlo?. Aquí lo tenéis. Yo me parto de risa cada vez que lo veo. Lo subí hace unos años a mi canal de Youtube.















10 comentarios:

Sil dijo...

Así que tuviste el honor de ser Fallera Mayor. Qué guay, yo quise ser Fallera Mayor Infantil, pero en lugar de eso, me presentaron para Corte de Honor. Y ni pasé la primera eliminatoria: la primera vez tenía 8 años, y no sé por qué me descartaron, pero la segunda vez tenía 10 y sí sé que me quedé a 1 punto por ser demasiado alta.

juan andrés estrelles dijo...

Por Dios y eso que os la lió el artista. Menudo montaje por momentos se me antojaba estar viendo la caída del imperio romano. Como para haberle prendido fuego a medio pueblo. Entiendo que debió de ser toda una experiencia de la que seguro recordarás toda la vida. Un beso guapa.

orthos62 dijo...

ejej bueno imagino la movida para terminar la falla, ejeje pero bueno quiza como se dice la aventura es la aventura.
ya te imagino volando en busca de la mecha, jeeje bueno una curiosa anecdota para recordar.
un besote de saborescompartidos

Verónica dijo...

Sil: fui Fallera Mayor de una falla, no del pueblo. Aquí se llama "Reina" y lo difícil es que las fallas encuentren candidatas tanto para damas como para reinas. Van casa por casa. Últimamente tengo la impresión de ver siempre las mismas caras. Sólo se hace elección para las Reinas del pueblo.
Mi historial fallero es largo: 1984: reina infantil de la Falla L'Axiamo (ya ni existe). 1985: dama infantil de la Reina del pueblo. 1994: dama en la falla Chicharro. 1995: reina de la falla Chicharro. 1996: dama de la corte de la reina del pueblo. 2001 otra vez dama de Chicharro porque la reina fue mi hermana y no tenía damas... Completito, ¿Verdad?.
¿Y a ti te descartaron por alta?. Qué injusto, precisamente a esas edades. En fin, ellos se lo perdieron, seguro.

Verónica dijo...

Juan Andrés: por lo que sé, la cosa no mejoró. No consiguió acabar una falla decentemente. Ahora es toda una leyenda.


Orthos62: y además no tengo vocación de pirotécnica. Las tracas de lejos... Lo contenta que estaba yo porque pensaba que con cruzar dos cables ya lo tenía todo hecho.

loquemeahorro dijo...

Qué miedito, maja.

Quizá en mi juventús que era yo muy lanzada para todo, me hubiera apuntado también, pero ahora... ni loca.

No sé si me he vuelto cobarde, o juiciosa, pero vamos, que no lo haría.

Oye, lo de tener que repartiros las cosas porque el tipo era un mal queda... qué fuerte.

Mi Camino dijo...

jejejjej, vaya movidas que os traéis los de la C. Valenciana con los petardos y los cohetes. No pensaba que ser fallera fuese de tanta responsabilidad y encima a esas edades.... Menos mal que todo acabó bien.

Saludos

Sil dijo...

Sí, en la segunda ocasión que me presenté tenía 10 años y pasaba del metro 65 (me acuerdo porque cuando tomé la comunión ya medía eso). Ten en cuenta que a los 14 ya estaba en el metro 76, parecía la madre de todas las infantiles :P

Sil dijo...

De hecho, me pasaron a mayores un año antes por eso mismo...

Verónica dijo...

Loquemeahorro: a mí me pasa igual... Opto por lo de que nos hemos hecho más juiciosas y nos estimamos la vida...

Pues siguió haciendo lo mismo hasta el final de sus días, igual pensaba "si lo van a quemar, ¿para qué hacer nada?"

Mi camino: un compañero de instituto casi se queda sin mano por experimentos pirotécnicos... ¡Estamos locos!.

Sil: jo, es que eres muy alta, y creciste muy rápido, nada de estirón en la adolescencia. Aquí no habría sido
problema, hay demasiada escasez de candidatas.