domingo, 30 de octubre de 2011

Rugidos

Hoy me han despertado los rugidos del mar.

El Mediterráneo tranquilo de siempre…

IMG00323-20110626-0827

IMG00310-20110615-1943

… se ha enfurecido y descarga todo su poder contra nosotros.

IMG_7027

IMG_7032

IMG_7036

IMG_7053

IMG_7056

IMG_7057

IMG_7058

IMG_7062

IMG_7073

IMG_7094

IMG_7100

Pese a todo, no podría vivir lejos de él.

domingo, 23 de octubre de 2011

El Beni

No lo conté aquí en el blog (se me olvidó), pero sí puse la foto en Facebook y como a todos mis amigos les hizo mucha gracia, pues os lo cuento ahora. ¡Más vale tarde que nunca!).

Dama (mi perra) tuvo otra vez el celo en septiembre. “Beni”, el mismo Don Juan que la vez anterior, estuvo una semana montando guardia en las puertas de casa. Si lo echaba de una se iba a la otra. Una tarde, al entrar el coche, Dama se escapó con él y me tocó correr detrás de los dos, así que decidí aparcar fuera mientras siguiera activo el problema.

Ese domingo quería llevarme a Dama de paseo. Abrí la puerta de casa y ahí estaba “el Beni”. Metí a Dama en el maletero. Me subí al coche. Me acordé del recién comprado disco de Amaral que me había dejado olvidado en casa. Salí del coche. Entré en casa. Cogí el CD. Salí de casa. Ya no estaba “el Beni”. Me subí al coche. Y cuando iba a arrancar:

el_beni

¡¡Ahí estaba “el Beni”!!

Como dijo mi hermano mayor, ese perro se merece un premio a la persistencia y a la astucia. Y como a la tercera va la vencida, voy a esterilizar a Dama, no vaya ser que en el siguiente celo logre por fin sus objetivos.

jueves, 13 de octubre de 2011

Hacia lo salvaje

Al ver el vídeo de Amaral me he acordado de algo que me pasó hace un par de semanas. O a lo mejor eran tres, no lo sé.

 

Sé que era sábado. Salí temprano a pasear con Dama, aprovechando el fresquito. Fuimos hasta nuestra pequeña playa, que por fin hemos recuperado, eso sí, llena de porquería, ¡pero vuelve a ser nuestra!.

playa

Dejé que Dama se metiera en el agua y yo me quedé en la orilla. Al cabo de un rato, algo que había en el agua llamó su atención, de modo que, para evitar que se lo comiera, di un tirón a la correa y la saqué del agua. Cuando ya la tenía bajo control me acerqué a mirar. ¡Qué sorpresa!. Era una tortuguita marina que estaba luchando contra las olas, intentaba meterse en el agua, pero una y otra vez las olas la echaban fuera. No tuve mucho tiempo para pensar. La cogí con una mano, con la otra sujetaba a Dama porque se la quería comer, ¿y qué hice con ella?, la lancé mar adentro con todas mis fuerzas. Igual me pasé de brusca. Hay dos opciones, que la tortuga gritara en “tortugo” un ¡¡GRACIAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAS!!” o un“JAPUTAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA”. Quiero pensar que le hice un favor. Enseguida rastreé los alrededores, por si había alguna tortuguita más, pero no, debió ser la última de sus hermanas o la única superviviente a los veraneantes. Qué pena no haber hecho ninguna foto, pero el tiempo apremiaba, no me daba tiempo a sacar el móvil del bolso.

Al llegar a casa busqué por Internet y creo que ya sé qué especie era: la Tortuga Boba, bastante común en el Mediterráneo. Me hace ilusión pensar que una mamá tortuga encontró esa playita y puso ahí sus huevos. Quién sabe, si mi tortuguita sobrevive, quizás venga también aquí a poner sus huevos. El año que viene pienso estar bien atenta.

miércoles, 12 de octubre de 2011

Curiosidades

calles

Todos los días paseo por este “cruce de calles”, aunque hasta hace poco no me había dado cuenta de los carteles ya que suelo ir mirando hacia el otro lado, que es donde está el mar. Pensaba que toda la calle era “Les Alqueries”. Me parece curioso, a partir de cada casa es una calle distinta. ¿Cómo se explica eso?. No hay cruce ni lo habrá porque ya está todo urbanizado. Cosas de antes. Igual no se pusieron de acuerdo los vecinos y la cosa acabó así. Quién sabe.